Download e-book for iPad: La hora veinticinco by Constantin Virgil. GHEORGHIU

By Constantin Virgil. GHEORGHIU

Barcelona. 1950. Luis de Caralt. 20x15. 402p.

Show description

Read Online or Download La hora veinticinco PDF

Similar libros en espanol books

Download PDF by Robert T. Kiyosaki, Sharon L. Lechter: Guia para Invertir : En que invierten los ricos ¡a

Turn into the last word investor. finish these fears that continue you up at evening concerning the monetary offerings you're making. by way of studying wealthy Dad’s uncomplicated principles of making an investment, you could lessen your funding probability and convert your earned source of revenue into passive and portfolio source of revenue. that implies you retain extra of your source of revenue… now not the govt..

New PDF release: La Rueda de la Vida

El pr? posito de Elisabeth Kubler Ross siempre ha sido de aliviar el sufrimiento humano y ese compromiso l. a. ha llevado al cuidado de enfermos terminales. En su exertions ha aprendido tanto que se ha convertido en una sabia moderna. Aqu? esta su historia.

Additional info for La hora veinticinco

Sample text

Todo esto son tonterías. —Ya sé que no puede notarse... Pero tratándose de mi padre es diferente. Hace igual con sus yeguas. Con sólo mirarlas puede asegurar si van a tener potros. Sus propios amigos no salen de su asombro. —¿Estás encinta? —No... No lo estoy. —Entonces no hay peligro —dijo—. Pronto habré vuelto con dinero. Compraremos el terreno y nos casaremos en la iglesia del padre Koruga. Construiremos una casa bonita y seremos felices. ¿No es verdad, Suzanna? Ella se apretó con fuerza contra el cuerpo masculino.

No vas solo? —preguntó el sacerdote. Un joven acababa de descender del auto. —Te presento a Jorge Damián, un camarada de la Facultad y un excelente amigo —dijo Traian—. Acabo de encontrarlo en la ciudad. Es el nuevo magistrado del juzgado de paz de nuestro departamento. El sacerdote se excusó por su atuendo casero. No había supuesto que le visitarían allí. Condujo a los jóvenes al salón y luego se retiró unos instantes.

Levantó la cabeza y vio que el cielo estaba completamente azul. Se hallaba a algunos pasos del maizal. Al principio no dio crédito a sus ojos. ¿Se trataría de una ilusión? De pronto se echó a temblar como un junco. No; no soñaba... Suzanna y él se encontraban en el campo de Nicolás Porfirio. Allí les había conducido su ciega carrera. Las hojas de maíz que acababa de arrancar para hacer un lecho a Suzanna eran hojas de aquella tierra por la que la víspera había pagado unas arras. En las mejillas de Iohann Moritz las lágrimas se confundieron con el sudor.

Download PDF sample

La hora veinticinco by Constantin Virgil. GHEORGHIU


by Mark
4.0

Rated 4.26 of 5 – based on 14 votes